Noticias

Las consecuencias del terrorismo en la salud mental

Las consecuencias del terrorismo en la salud mental son múltiples. Los investigadores han demostrado cómo las víctimas y sus familiares presentan una importante proporción de trastornos afectivos,  ansiedad y abuso de sustancias, con una prevalencia superior a la de la población general.

Las consecuencias: Para la OMS, los actos terroristas afectan a la salud pública porque producen aumentos en la mortalidad, morbilidad y discapacidad. Crean miedo, ansiedad y diferentes trastornos mentales.

También encontraron que las víctimas presentan trastornos psicológicos que precisan atención especializada, incluso veinte años después de los sucesos vividos. Además, las psicopatologías son superiores en las víctimas de atentados terroristas que en los pacientes de atención primaria.

La historia de Juana es similar a la de miles de colombianos:

Tiene setenta años, tristeza, depresión, ansiedad, come poco y es adicta al maltrato de su pareja porque siente que es normal y que se lo merece. Es pesimista sobre todo lo que le pasa en la vida. No ve noticieros porque cada vez que lo hace revive el atentado terrorista.

Cuando tenía veinte años la mayor parte de su familia murió en un atentado con bomba que colocó la guerrilla. Vive “refugiada” en casa de unos familiares y cada tres meses acude a terapia con una trabajadora social. 

Las consecuencias del Terrorismo y “La Noche de las Víctimas”

Otro estudio riguroso es el de “La Noche de las Víctimas”, una investigación sobre el impacto en la salud, de la violencia colectiva en el País Vasco – llamado (ISAVIC).

Itziar Larizgoitia, una de las investigadoras afirma:

lo que estamos demostrando es que aunque  las víctimas sufrieron la violencia hace más de quince años  llevan todo ese tiempo sufriendo problemas psicológicos.

¿Qué sienten en su momento y hasta veinte años después las víctimas de un acto terrorista?

Las consecuencias: Con mucha frecuencia, el afectado ve reproducida su propia experiencia traumática en el padecimiento ajeno, lo que reaviva su propio dolor. Las heridas que nunca llegaron a cicatrizar vuelven a abrirse. Son víctimas por partida doble. 

La irrupción de la violencia en sus vidas ha provocado en los afectados un choque emocional intenso que ha dejado en ellos profundas huellas de dolor.

La mayoría sufre desde entonces secuelas que afectan su rutina diaria y lesiones tan invalidantes que llegan a incapacitarles prácticamente en todas las dimensiones de su salud.

Los daños son especialmente significativos en los ámbitos emocional y social, donde se dan importantes limitaciones en la capacidad para relacionarse y desarrollar proyectos acordes a la potencialidad de cada uno.

Las repercusiones de la violencia se extienden también a las esferas laboral y doméstica. 

Las consecuencias del terrorismo y el TDEP- Trastorno de Estrés Postraumático: ¿un problema de salud mental pública en Colombia no visibilizado? 

Las consecuencias: el terrorismo ha producido trastorno de estrés postraumático (TEPT). se ha descrito como una de las afecciones mentales notificadas con más frecuencia entre los refugiados y las poblaciones desplazadas internamente (PDI).

La Asociación Psiquiátrica Americana define el trastorno de estrés postraumático (TEPT) como un trastorno psiquiátrico, que puede ocurrir en personas que han experimentado o presenciado un evento traumático, como un desastre natural, un accidente grave, un acto terrorista, guerra, combate, violación u otro asalto personal violento.

Los actos terroristas son la causa más común de trauma que resulta en trastorno de estrés postraumático. 

Recientemente en Colombia fue distinguida l investigación sobre el Trastorno de estrés postraumático en los desplazados internos de Colombia: un estudio ecológico.

Este estudio evidenció una incidencia de TEPT significativamente mayor entre los desplazados internos, en comparación con la población general en los mismos territorios. Colombia tiene el mayor número de desplazados del mundo.

Las Consecuencias del terrorismo en la salud mental

Las consecuencias: Para el 30 de noviembre de 2017 murieron por suicidio 2.175 colombianos y fueron asesinados 9692.

Las víctimas de actos terroristas comentan algunas de las siguientes experiencias:

  • No tengo interés en las actividades del día a día, incluso con aquellas que me resultaban placenteras.

  • Tengo sentimientos de inseguridad respecto a mi presente y futuro.
  • Siento ataques de pánico, la sensación de no poder respirar e incluso, la sensación de que puedo morir, ante situaciones que me recuerdan lo que me pasó.
  • Tengo episodios depresivos, con desánimo, frustración, tristeza excesiva y, en ocasiones ideas suicidas.
  • Perdí un familiar en un  atentado. 

Las consecuencias: Depresión, ansiedad, muerte por suicidio, intento suicida, intoxicaciones, violencias familiares, de pareja, abuso sexual, adicciones y discapacidad son algunas de las secuelas de los cientos de actos terroristas cometidos en Colombia contra toda la población.

  • Constantemente siento que valgo poco.
  • Tras el atentado siento que no encuentro mi sitio o que no encajo en mi entorno.
  • Frecuentemente tengo estados de ira y agresividad. Esto me impide llevar una vida normal.
  • Abuso de alcohol, así huyo de los recuerdos.

Las consecuencias  del terrorismo en el presente y futuro de los colombianos

Colombia requiere implementar la Ley 1616 de Salud Mental. 

Una Ley de Salud Mental que es óptima, pero solo en el papel, pues tras cuatro años de haber sido sancionada aún no ha sido implementada.

Podría interesarle: Ley 1616 de Salud Mental de Colombia, tras cuatro años, sin reglamentar

Para Charles Nemeroff, jefe del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Miami, en su conferencia Estrés, Trauma y Violencia, el problema se agrava cuando las víctimas no son atendidas oportunamente:

Los pacientes vienen a nosotros cuanto presentan manifestaciones clínicas: tienen psicosis, están traumatizados, deprimidos, suicidas, pueden tener problemas de memoria. Estos pacientes ya tienen daños en su respuesta al estrés, cambios en el hipocampo que afectan el aprendizaje y la memoria.

El Dr. Rodrigo Córdoba considera que los responsables de la salud tienen en su cabeza que la salud mental es una preocupación y entienden que ésta tiene peso en todas las estructuras y organizaciones relacionadas con el gobierno.

A mi juicio, el PTE ( Estrés Post Traumático) debe ser abordado desde la perspectiva clínica inicialmente. La posibilidad de detectar a las personas que tienen daño, que incide sobre su patología, que le generan daño porque afectan su calidad de vida.

Este debería ser su punto de inicio y desde allí expandirse a los factores de riesgo y de allí y a través de ellos llegar a la comunidad.

Por fortuna en los últimos veinte años se ve una transformación significativa. Sobre todo, se ven áreas como la psiquiatría comunitaria, la psiquiatría de enlace, el psiquiatra de hospital general y las intervenciones en áreas relacionadas con la salud mental liderando equipos. En ese sentido sin duda la psiquiatría ofrece una comprensión más amplia de los trastornos mentales. Esto lleva al afán de formar de manera más amplia y profunda al recurso humano en salud mental.

El fascismo, neoliberalismo, el fundamentalismo islámico y estalinismo hacen parte de la centuria de las ideologías más devastadoras que ha conocido la humanidad contra la salud mental.

Doris Lessing, Premio Nobel de Literatura expresó en su libro De Nuevo, el Amor su percepción al respecto:

sabemos lo que somos, pero no sabemos lo que podemos ser, pero la verdad es que, si supiéramos realmente lo que somos, entonces sabríamos lo que podríamos ser. Y pregunto ¿cuánta gente podría soportarlo?

Colombia requiere de suficiente recurso humano en salud mental: terapistas, psicólogos y psiquiatras, que frente al desasosiego de los miles de colombianos estén sólidamente formados y dispuestos a cobijar, contener y acompañar.

Luz Elena Grisales

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

elpacientecolombiano

La Fundación Periodismo en Salud tiene como objeto generar, facilitar y promover información rigurosa y vital en salud para los hispanoparlantes.
Es una persona jurídica autónoma, con carácter de Fundación, sin ánimo de lucro, con capacidad de ejercer derechos y contraer obligaciones.
No tiene carácter alguno de tipo religioso, político o partidista.
Actualmente estamos orientados hacia la construcción de un nuevo y mejor algoritmo para comunicar y reportar la salud mental para hispanoparlantes.
Bogotá, Colombia
Contacto: elpacientecolombiano@gmail.com

Leave a Comment